¿Merece la pena pagar por la redacción del contenido de mi web?

Si el diseño y el desarrollo de tu web corporativa se lo encargas a un experto, ¿por qué no hacer lo mismo con la redacción del contenido?

Teniendo en cuenta que es nuestra tarjeta de presentación en Internet para conseguir clientes y vender nuestros productos o servicios, el contenido de nuestra web tiene que ser claro, directo, persuasivo, informativo y sobre todo, comprensible.

Nuestros usuarios deben entender de forma rápida a qué nos dedicamos y cómo podemos ayudarle. Y eso se consigue con una redacción sencilla, correcta y estructurada.

Y esto es fácil de contar pero algo más complicado de llevar a cabo. Enfrentarnos a una página web en blanco y transmitir la información clave de nuestra empresa (quiénes somos, cuáles son nuestros servicios, cómo trabajamos…) no es sencillo. Podemos tener muy claro en nuestra mente lo que queremos decir y a la hora de escribirlo no encontrar las palabras adecuadas.

Y para esto hay dos soluciones: o dedicamos tiempo y le damos vueltas a las frases y los textos hasta que nos encajen o contratamos a alguien que lo haga por nosotros.

Si eliges la primera opción seguir estos consejos pueden facilitarte el trabajo:

Consejos para la redacción del contenido de la web:

  • Estructura la información: Quién soy / Qué hago / Cómo lo hago
  • ¿A quién me dirijo? No se utiliza el mismo lenguaje y el mismo tono en una tienda online de ropa juvenil que en una página web de un despacho de abogados, por ejemplo.
  • Cómo puedo ayudarles: enumera tus servicios de forma más detallada que en el primer punto. Demuestra que sabes de lo que hablas, que controlas tu sector y tu actividad. Descata sobre todo aquellos aspectos que te diferencien de tu competencia.
  • Pon ejemplos de algunos trabajos que hayas realizado
  • Analiza y haz un listado de las palabras clave para que te encuentren e inclúyelas en tu texto
  • Construye las frases de forma sencilla: sujeto + verbo + predicado; sin extenderte: frases cortas para que se comprenda mejor; emplea sinónimos para no repetir siempre las mismas palabras; utiliza un estilo directo, sin florituras.
  • Una vez redactado tu texto léelo de nuevo y comprueba que se entiende todo perfectamente con la primera lectura: ¡no obligues a tus usuarios a leer dos veces o se irán a ver a la competencia!

Si no tienes tiempo para todo esto y además quieres darle un toque profesional (que siempre se nota), ponte en contacto con Creagenio  y nosotros nos encargaremos de todo.

Ir arriba